Todo vale para seguir discriminando el empleo doméstico

Escrito por Lilian Soto el . Posteado en Posteos

IMG_8577

Foto de Luis Vera

Hoy, el Senado aprobó la Ley del Empleo Doméstico, manteniendo la discriminación para el sector en el salario -60% del salario mínimo legal- y en la jornada laboral para el trabajo con retiro -10 horas-. Las votaciones fueron ajustadas; 2 o 3 votos de diferencia para mantener menores derechos para las trabajadoras. Los discursos a favor de la igualdad evidenciaron que la intensa lucha desarrollada por las organizaciones de trabajadoras dieron sus frutos; fue su logro escuchar, en boca de senadores y senadoras, argumentos en favor de la igualdad fundamentados en sus realidades.

Sin embargo, la aplanadora ANR-UNACE apoyada por algunos liberales,  votó en cada ocasión que pudo y unánimemente -a excepción del proyectista Derlis Osorio quien honró su palabra-,  en contra de la igualdad. Aún sin argumentos, manipulando incluso las votaciones como cuando Galaverna hizo rectificar el voto para que Oviedo Matto entrara a la sala a levantar la mano, los colorados -incluyendo a las mujeres que habían firmado los dictámenes por la igualdad- se unieron para sostener la explotación de más de 200.000 mujeres paraguayas.

La bancada del Frente Guasu, sobre todo Esperanza Martínez y Carlos Filizzola, dieron una batalla dura en cada artículo, y estos senadores eran de los pocos que entendían todas las maniobras implementadas por la ANR a través del presidente de la Comisión de Legslación, Enrique Bachetta, para sostener la discriminación hacia el empleo doméstico. La primera, presentar nuevamente hoy un dictamen que los demás senadores desconocían, y además, aunque ese dictamen establecía el 100% del salario y la posibilidad de deducir 30% por casa y comida, modificar ese dictamen para disminuir el porcentaje al mísero 60%.

20140410_101659

Foto de Luis Vera

Algunos avances pudieron lograrse, como la incorporación de las trabajadoras al sistema jubilatorio, o la regulación de las agencias de empleo, pese al esfuerzo de los senadores voceros de la explotación para evitarlo. Para el olvido quedan discursos groseros y chabacanos como el de Bóveda, o despreciativos hacia las trabajadoras como el de Oviedo Matto.

Aún queda la Cámara de Diputados, a donde irán las trabajadoras para seguir buscando iguales derechos. No dejemos de apoyarlas y de denunciar a quienes, fungiendo de autoridades, son capaces de de violar tan impunemente convenios y compromisos internacionales y hasta la propia Constitución Nacional, para sostener la exclusión.

Los Bañados: ¿Quién agrede a quién?

Escrito por Lilian Soto el . Posteado en Posteos

DSC_8064

Foto de Patricia López

Los Bañados de Asunción tuvieron un proceso de asentamiento poblacional a lo largo de la historia de la ciudad. Esa población fue creciendo y construyendo barrios y comunidades en esas zonas. Y no se trata sólo de la Chacharita. Hay bañados en el norte y en el sur, y hay bañados abarcando más de 10 barrios de Asunción, tanto en el distrito la Catedral, como en los de San Roque, La Encarnación, Trinidad, Zeballos. Probablemente Recoleta sea el único distrito de la capital en el que no existan bañados y gente asentada en ellos.